Estándares de espirometría de 2019
27 nov. 2020· 16 min read

Nuestra contribución durante el mes de sensibilización sobre la EPOC: hacer frente a las enfermedades pulmonares a través del diagnóstico

COPD Awareness Month - Respiratory Health - COPD - NDD Medical

Todo el mundo sabe que octubre es el mes de la sensibilización sobre el cáncer de mama. Particulares, empresas, equipos deportivos… todos se «visten de rosa» para sensibilizar a la población y recaudar fondos para la investigación y el tratamiento de esta enfermedad. Los lazos rosas llenan las calles como símbolo del compromiso con la sensibilización sobre el cáncer de mama. El último día de octubre, Halloween acapara toda la atención y, nada más empezar noviembre, la mayoría de la gente empieza a pensar en las navidades.

Es una lástima, porque el 31 de octubre nos ofrece la oportunidad ideal para cambiar el color del movimiento de rosa a naranja, que es el color que representa el evento del mes de noviembre, el mes de sensibilización sobre la EPOC. El naranja es el color elegido para representar esta campaña de sensibilización sobre la EPOC, pero la verdad es que este movimiento cuenta con tan poco reconocimiento como la propia enfermedad. Hemos escrito este artículo como muestra de nuestro compromiso con el tratamiento de las enfermedades pulmonares y con el diagnóstico precoz, y en él hablaremos sobre cómo puede tratarse la EPOC y proporcionarse una mejor atención a las personas que padecen esta enfermedad pulmonar.

¿Qué es la EPOC?

La enfermedad pulmonar obstructiva crónica, conocida también por las siglas EPOC, es realmente un término genérico que abarca un grupo de enfermedades que provocan la obstrucción del flujo aéreo, como la bronquitis o el enfisema.  Se trata de una enfermedad progresiva que provoca dificultad para respirar.  Es una enfermedad para la que no existe cura, pero que sí que tiene tratamiento. Cuanto antes se diagnostique la EPOC, antes puede iniciarse el tratamiento, (más adelante mencionaremos una de las mejores maneras de diagnosticar la EPOC). 

  • En los Estados Unidos, 140 000 personas mueren cada año debido a la EPOC. Esta cifra es cuatro veces superior a las muertes por cáncer de mama. Además, esta enfermedad es también la 4.ª causa de muerte en los EE. UU.
  • En 2016, se notificaron 251 millones de casos y, en 2015, se registraron más de 3 millones de muertes en todo el mundo, lo cual llevó a la OMS a clasificar la EPOC como la tercera causa de muerte, con una mayor prevalencia en los países desarrollados.
  • Estas cifras pueden evitarse. En NDD hacemos todo lo posible para facilitar el diagnóstico precoz de la enfermedad, lo cual permite a los profesionales sanitarios proporcionar atención de salud pulmonar de calidad en fases más tempranas.

¿Por qué es tan compleja la EPOC?

Por desgracia, la respuesta a esta pregunta tampoco es sencilla. Desde una perspectiva global, la OMS considera que una mayor exposición al tabaco y otros productos relacionados, el envejecimiento de la población, el acceso insuficiente a las pruebas de diagnóstico, y, sencillamente, la falta de sensibilización sobre esta enfermedad, son algunos de los factores que pueden desencadenar la EPOC. En los Estados Unidos, el National Advisory Committee on Rural Health and Human Services realizó un informe en 2018 que reafirmaba estas teorías. En el informe se indica que la prevalencia de la EPOC diagnosticada por un profesional sanitario era un 174 % superior en zonas rurales, en comparación con su prevalencia en zonas urbanas.4 Abordar el tabaquismo (y el aumento del uso de cigarrillos electrónicos y los riesgos a largo plazo que implican, que actualmente aún se desconocen en gran medida) requiere un plan de tratamiento multimodal. Para detener el proceso de envejecimiento de la población sería necesario un milagro de la física digno de Scotty, el ingeniero de la nave Entreprise de Star Trek. Sin embargo, existen maneras menos surrealistas y más rápidas de aplanar la curva de la EPOC y marcar una diferencia en las vidas de las personas que padecen esta enfermedad.

¿A partir de qué momento puede detectarse y diagnosticarse la EPOC?

Es prácticamente imposible obtener un resultado negativo. No obstante, la mayoría de fuentes coinciden en que de los 26 millones de personas en los Estados Unidos que presentan un deterioro de la función pulmonar o síntomas que podrían dar a pensar que padecen EPOC, solo la mitad de ellos han recibido un diagnóstico para su enfermedad,5 lo cual afecta la evolución de cada caso particular. En las enfermedades como la EPOC, que suelen empeorar con la edad, cuanto antes se inicie el tratamiento, más posibilidades existen de frenar el progreso de la enfermedad.

Sin embargo, debido a las distintas barreras que impiden realizar un diagnóstico preciso, casi la mitad de los profesionales supervisados por la COPD Foundation indicaron que el valor de FEV1 de sus pacientes era inferior al 50 % del valor predicho.6 Esto supone un problema grave, no solo para las familias y para el sistema sanitario, sino también para el comercio y la industria.

Un diagnóstico precoz de la EPOC es fundamental, ya que otorga más tiempo para adaptarse a los nuevos hábitos y los nuevos estilos de vida –por ejemplo, abandonar el hábito tabáquico– y para diseñar un plan de tratamiento de los síntomas personalizado para cada caso y que pueda adaptarse a otros cambios en el estilo de vida de cada paciente. Por el contrario, un diagnóstico tardío puede que requiera un tratamiento más intenso y un mayor apoyo, y es más probable que el paciente deba abandonar su actividad laboral de forma precoz.

¿Cuáles son los primeros síntomas de la EPOC?

La lista de los primeros síntomas de la EPOC es tan vaga como extensa: tos, fatiga, disnea de esfuerzo… Estos síntomas son extremadamente genéricos y, además, suelen manifestarse de manera tan lenta y esporádica que los pacientes tienden a adquirir ciertos hábitos para compensarlos, como, por ejemplo, utilizar el ascensor en lugar de subir por las escaleras; o bien, los ignoran o los olvidan hasta que les resulta imposible hacerlo. Cuando la tos, las sibilancias o la disnea son tan frecuentes que resulta imposible ignorarlos, la ausencia de signos de alarma deja abierta la posibilidad a una gran variedad de opciones. ¿Es EPOC? ¿Es asma? ¿O es simplemente la edad? En estos días, añadimos otra opción, ¿Es la COVID-19? Es prácticamente imposible saberlo sin realizar una prueba.

Y este es el motivo por el que las pruebas de función pulmonar (PFP) son tan importantes. La espirometría, el método de referencia para el diagnóstico de las enfermedades pulmonares obstructivas, puede ayudar a detectar e identificar los problemas pulmonares antes de que se encuentren en una fase en la que es necesario realizar cambios drásticos en la vida diaria, e incluso, a veces, permite detectar las afecciones antes de que empiecen los síntomas.

Una vez emitido el diagnóstico inicial, las pruebas de capacidad de difusión pulmonar (DLCO) pueden ayudar a establecer la diferencia entre asma y EPOC, lo cual permite a los pacientes recibir el tratamiento más adecuado para su afección. Otro aspecto importante es que estas pruebas también permiten descartar la presencia de enfermedades pulmonares obstructivas, como la EPOC, y dirigen la atención hacia afecciones pulmonares restrictivas (un motivo de preocupación importante para los tratamientos después de la COVID-19), problemas cardíacos, u otras afecciones no relacionadas con problemas pulmonares. 

Históricamente, suele pensarse que las PFP solo pueden realizarse en los hospitales o en los consultorios de neumología. Sin embargo, en la ceremonia de lanzamiento del Plan de Acción Nacional estadounidense para la EPOC de 2017, el Dr. Byron Thomashow, neumólogo cofundador de la COPD Foundation, indicó claramente que «esta enfermedad vive en la atención primaria».

Las listas de espera para realizar PFP e interpretar los resultados ya se alargaban varias semanas o meses incluso antes de la pandemia, lo cual demuestra que al menos la espirometría forma parte de la atención primaria, de los centros de salud y de cualquier otro lugar que se encuentre en la primera línea de la atención sanitaria. Disponer de pruebas de espirometría en el punto de atención facilita la toma de decisiones que deben realizarse de manera inmediata y mejora la calidad de la atención, ya que puede iniciarse antes el tratamiento, lo cual permite retrasar el deterioro de la función pulmonar.

¿A quién se le deben hacer las pruebas para saber si padece EPOC?

A cualquier persona que cumpla los criterios indicados a continuación:

  • Exposición prolongada a la contaminación ambiental (humo, polvo, vapores, sustancias químicas…)
  • Tos crónica con o sin esputo
  • Sibilancias
  • Sensación de falta de aire
  • Fatiga
  • Una degradación de la salud, especialmente la incapacidad de mantener el ritmo de otras personas de la misma edad.

¿Cómo puedo solicitar que me realicen una prueba para saber si tengo EPOC?

En primer lugar, deberá ponerse en contacto con el médico de atención primaria para solicitarle que le realice una prueba para determinar si tiene EPOC.  Es posible que la prueba pueda realizarse en el mismo consultorio o puede que se le derive a una consulta de neumología o a un laboratorio de PFP.  La mayoría de centros de urgencias en los Estados Unidos también disponen de espirómetros.

¿Cuál es el tratamiento para la EPOC?

No hace mucho se pensaba que no se podía hacer prácticamente nada para tratar la EPOC. Este nihilismo terapéutico tenía cierto fundamento, puesto que existían realmente pocas opciones de tratamiento, aparte del salbutamol.

Sin embargo, en los últimos 15 años se han profundizado los estudios sobre la EPOC y, actualmente, existen varios tratamientos disponibles.7 La mayoría de pacientes con EPOC necesitarán una combinación de estos tratamientos, por lo que uno de los principales desafíos para los profesionales sanitarios es identificar las opciones correctas del abanico de posibilidades disponible, que es cada vez más amplio.

Deshabituación tabáquica

Hace unos años, la red de profesionales de la London Respiratory Network (LRN) indicó que más allá de las vacunas para la gripe que se proporcionan de todos modos a la población general, la opción más rentable existente para mejorar la calidad de vida de pacientes con EPOC durante el mayor periodo de tiempo era sencillamente la deshabituación tabáquica.8 Por desgracia, esta es también una de las decisiones más complejas y difíciles de tomar.

Los profesionales sanitarios disponen de gran cantidad de herramientas para apoyar a los pacientes a abandonar el hábito tabáquico y el consumo de productos con nicotina, como tratamientos sustitutivos con nicotina, farmacoterapia, métodos neuroquímicos, asesoramiento o grupos de apoyo. No obstante, de nuevo el problema principal es ser capaces de encontrar la combinación adecuada de estas herramientas para cada paciente. Sin embargo, el esfuerzo vale la pena; la investigación de la LRN toma como referencia el trabajo de Fletcher y Peto, en el que se demostró, ya hace años, que la función pulmonar de los fumadores disminuía a un ritmo acelerado, mientras que la evolución de la función pulmonar de los exfumadores volvía a equilibrarse con los valores predichos para cada grupo de edad.9

Independientemente de la estrategia utilizada para abandonar el hábito tabáquico, es fundamental seguir animando y apoyando a quienes realizan el esfuerzo, para disminuir el sentimiento de culpa y los remordimientos que muchos fumadores y exfumadores tienen sobre su adicción y ayudarles a aumentar sus probabilidades de éxito en la deshabituación tabáquica a largo plazo.

Rehabilitación pulmonar

El siguiente valor en la pirámide de valores del LRN por encima de la deshabituación tabáquica es la rehabilitación pulmonar, una práctica eficaz pero ampliamente infrautilizada. La rehabilitación pulmonar es un programa de entre 8 y 12 semanas de duración de formación y ejercicios supervisados a lo largo del cual los participantes aprenden a utilizar correctamente los medicamentos inhalados, a tomar las decisiones nutricionales adecuadas, así como otras estrategias para tener una mejor calidad de vida a pesar de padecer la EPOC (u otra afección pulmonar).

Quizá lo más importante de estos programas sea que permiten a los pacientes con EPOC conocer a otras personas que atraviesan las mismas dificultades que ellos y les permiten interactuar y crear una red de apoyo social inestimable. En principio, los criterios para poder participar en estos programas suelen ser bastante sencillos; en general se basan en el nivel de obstrucción del flujo respiratorio (de nuevo, otro motivo por el que es importante realizar pruebas de espirometría de calidad a lo largo de todo el seguimiento), pero, la situación en realidad es mucho más compleja.

En primer lugar, sencillamente no existen suficientes centros de rehabilitación. Según algunos informes, en los Estados Unidos existirían menos de 1000 centros.10 El auge de la telemedicina en los últimos tiempos supone un signo de esperanza para el futuro, puesto que se han desarrollado varios programas de vídeos interactivos y de supervisión en remoto que pueden realizarse desde el domicilio. Sin embargo, esta opción solo supondrá una ventaja si los profesionales médicos están al corriente de la disponibilidad de estos recursos y se aseguran de que sus pacientes disponen de los registros de las pruebas que permiten la accesibilidad a estos programas.

Farmacoterapia

En general, a los pacientes les resulta mucho más fácil realizar los ejercicios y los cambios en el estilo de vida cuando ya observan una mejoría en su respiración. Los medicamentos inhalados siguen siendo el tratamiento de primera línea que permite que se instauren cambios a largo plazo.

La farmacología del aparato respiratorio es una de las modalidades de tratamiento para la EPOC que ha observado un mayor crecimiento. Actualmente, existen distintos tipos de medicamentos de mantenimiento y de alivio rápido que se administran mediante distintos tipos de dispositivos y permiten a los profesionales sanitarios encontrar una medicación más adaptada para cada paciente. Continuamente siguen desarrollándose nuevos fármacos, tanto administrados por inhalación como de otro tipo, para proporcionar mejoras para los aspectos de la EPOC que permiten tratamiento y optimizar la precisión con la que los profesionales sanitarios pueden mejorar la calidad de vida de los pacientes11

Opciones avanzadas de tratamiento

Cada vez existen más opciones de tratamiento, incluso para los pacientes para quienes los tratamientos estándar no han funcionado o han resultado insuficientes. Los respiradores no invasivos y los dispositivos de respiración artificial siguen evolucionando y son cada vez más portátiles, por lo que su uso ya no se limita a los momentos de descanso, sino que también puede utilizarse en momentos de actividad física.12

La reducción broncoscópica del volumen pulmonar consiste en el uso de válvulas, espirales u otras técnicas para eliminar las áreas más afectadas del pulmón y permitir un mejor funcionamiento de las áreas más sanas. Esta técnica garantiza resultados sin los riesgos relacionados con las intervenciones quirúrgicas tradicionales.13 En los casos más graves, los avances en el ámbito de los trasplantes permiten conservar los pulmones donados durante más tiempo, lo cual ofrece a más pacientes la oportunidad de recibir el regalo de la vida.14

Soluciones para la EPOC

Sabemos que aún queda mucho trabajo por hacer para dar respuesta al impacto que supone la EPOC en las vidas de pacientes de todo el mundo, pero, aun así, queremos aportar nuestro granito de arena. Nuestro compromiso es seguir creando dispositivos para realizar pruebas respiratorias para ayudar a los pacientes y a los profesionales sanitarios a emitir un diagnóstico precoz y a proporcionar un tratamiento adecuado para cada paciente lo antes posible. Sabemos que un diagnóstico precoz mejora la calidad de vida de los pacientes con EPOC y tratamos de concebir soluciones para que las pruebas sistemáticas de gran precisión de espirometría y de DLCO estén disponibles para todo el mundo, tanto en las clínicas con tecnologías más avanzadas como en las ubicaciones más aisladas.

Obtenga más información sobre nuestra solución de pruebas de DLCO para la EPOC o consulte nuestro paquete de recursos para la EPOC para ver todo el material de NDD disponible para la EPOC.

Historias sobre la EPOC de nuestro equipo

«Muchos de los miembros de mi familia han padecido o padecen actualmente EPOC, mi tía Cheri, mi suegro Mike o mi abuela Pat, en paz descanse.  Por ellos me esfuerzo por recordar la importancia de proporcionar un diagnóstico precoz y de realizar pruebas de DLCO y de PFP anualmente.  Si a mi abuela Pat le hubiesen diagnosticado la EPOC antes, creo que podría haber recibido tratamiento y no se habría apagado tan rápido.  Espero que con las pruebas de detección precoz podamos cambiar el destino de otras personas».

«A mi padre le diagnosticaron EPOC moderada-grave a los 60 años, unos veinte años aproximadamente después de que empezara a mostrar los primeros síntomas.  Fue un fumador empedernido hasta los 45 años y siempre pensó que la EPOC era una especie de castigo por este mal hábito. Un diagnóstico precoz y una intervención temprana habrían cambiado por completo su calidad de vida. Mi trabajo en NDD me permite aumentar la sensibilización sobre la EPOC e identificar los casos antes, para poder así empezar el tratamiento antes».

El futuro para la EPOC

El tratamiento de la EPOC ha evolucionado muchísimo, desde la época en la que se la conocía como la enfermedad del enfisema del tipo congestivo cianótico (conocido por aquel entonces como «abotargado azul o blue bloater») o enfisema del tipo disneico acianótico (conocido como «soplador rosado o pink puffer») Se han logrado grandes avances en fenotipado, análisis genéticos, farmacología e ingeniería médica, que han ofrecido a los pacientes infinidad de opciones para respirar mejor y que eran impensables incluso a principios del siglo XXI. La EPOC es una enfermedad que afecta a un gran número de personas, no solo quienes la padecen, sino también los cuidadores.

Los avances tecnológicos han puesto las herramientas de diagnóstico literalmente en la palma de la mano de los profesionales y de los pacientes y permiten realizar diagnósticos rápidos y precisos de la manera más sencilla posible. Estos avances permiten a los profesionales impulsar un diagnóstico precoz y una intervención temprana (por no mencionar el tratamiento continuo) y salvar a algunos de los más de 3 millones de personas que fallecen cada año debido a la EPOC y a complicaciones relacionadas con esta enfermedad. Aun así, nos sigue quedando mucho por aprender y mucho trabajo por hacer en el ámbito de la investigación y en el de la sensibilización sobre la enfermedad. Este mes de sensibilización sobre la EPOC, preste especial atención quienes puedan presentar más riesgos de padecer EPOC y ayúdeles a respirar mejor.

References

  1. U.S. Breast Cancer Statistics | Breastcancer.org. https://www.breastcancer.org/symptoms/understand_bc/statistics. Accessed November 18, 2020.
     
  2. COPD | Disease or Condition of the Week | CDC. https://www.cdc.gov/dotw/copd/index.html. Accessed November 18, 2020.
     
  3. WHO | Burden of COPD. https://www.who.int/respiratory/copd/burden/en/. Accessed November 18, 2020.
     
  4. Barnett S, Belanger K, Nacogdoches M, et al. Addressing the Burden of Chronic Obstructive Pulmonary Disease (COPD) in Rural America.; 2018.
     
  5. Millions May Be Living with Undiagnosed COPD, Missing Opportunities to Improve Quality of Life, says American Lung Association | American Lung Association. https://www.lung.org/media/press-releases/millions-may-be-living-with-copd. Accessed November 18, 2020.
     
  6. COPD Foundation . COPD Foundation Releases Groundbreaking COPE Survey Results: Low Patient Awareness About COPD Exacerbations Poses Barrier to Effective Management. https://www.copdfoundation.org/About-Us/Press-Room/Press-Releases/Article/883/COPD-Foundation-Releases-Groundbreaking-COPE-Survey-Results-Low-Patient-Awarene.aspx. Published 2014. Accessed July 26, 2017.
     
  7. Zoumot Z, Jordan S, Hopkinson NS. Emphysema: Time to say farewell to therapeutic nihilism. Thorax. 2014;69(11):973-975. doi:10.1136/thoraxjnl-2014-205667
     
  8. LRN’s COPD Value Pyramid — NHS Networks. https://www.networks.nhs.uk/nhs-networks/london-lungs/latest-edition-of-thorax-publication. Accessed November 19, 2020.
     
  9. Fletcher C, Peto R. The natural history of chronic airflow obstruction. Br Med J. 1977;1(6077):1645-1648. doi:10.1136/bmj.1.6077.1645
     
  10. Nici L, Singh SJ, Holland AE, ZuWallack RL. Opportunities and challenges in expanding pulmonary rehabilitation into the home and community. Am J Respir Crit Care Med. 2019;200(7):822-827. doi:10.1164/rccm.201903-0548PP
     
  11. Agusti A, Bel E, Thomas M, et al. Treatable traits: Toward precision medicine of chronic airway diseases. Eur Respir J. 2016;47(2):410-419. doi:10.1183/13993003.01359-2015
  12. Life2000 Ventilator | Hillrom. https://www.hillrom.com/en/products/life-2000-acute-care/. Accessed November 20, 2020.
     
  13. Gülşen A. Bronchoscopic lung volume reduction: A 2018 review and update. Turkish Thorac J. 2018;19(3):141-149. doi:10.5152/TurkThoracJ.2018.18044
     
  14. Lung transplantation: Donor lung procurement and preservation - UpToDate. https://www.uptodate.com/contents/lung-transplantation-donor-lung-procurement-and-preservation#H19. Accessed November 20, 2020.

 

Michael Hess
Michael Hess
BS, RRT, RPFT
Subscribe to our newsletter
Michael Hess
Michael Hess
BS, RRT, RPFT
Tags
Want more in your inbox?
Subscribe today
Contáctenos
Solicitar información