2019 ATS/ERS Spirometry Release
7 ene. 2022· 8 min read

Las ventajas de las pruebas de función pulmonar en el punto de atención en las zonas rurales 

PFT testing in rural health
Añadir pruebas de función pulmonar en el punto de atención a los servicios de su centro puede ayudar a garantizar un diagnóstico precoz y preciso de las enfermedades pulmonares y le permite ofrecer una supervisión continua de las enfermedades respiratorias. 

Al norte del lago Míchigan hay una isla llamada Beaver Island. Se encuentra a menos de 50 kilómetros de la costa de la península inferior de Míchigan y forma parte de un archipiélago de islas con curiosos nombres, como Whiskey, Hog, Garden o Hat. Los dos municipios de la isla garantizan una economía pequeña pero estable -reflejo del arquetipo de la América rural- para los 500 habitantes que residen durante todo el año.

A las afueras de St. James, el pueblo que sirve como centro comercial y cultural de la isla, se encuentra el centro de atención Beaver Island Rural Health Center (BIRHC). Este centro funciona como una combinación entre centro de atención primaria y centro de urgencias para los residentes de la isla. Si se tiene en cuenta la austeridad del entorno, podría decirse que el centro está bastante bien equipado (gracias al espíritu filantrópico que se respira en la isla). Cuenta con una unidad de radiología, un equipo de odontología de última generación e incluso un respirador no invasivo (por si acaso).

Ofrecer asistencia sanitaria en una isla supone enfrentarse a desafíos únicos, como, entre otros, el transporte. La isla está demasiado lejos para construir un puente en las impredecibles aguas del lago Míchigan, por lo que la única manera de entrar o salir de la isla es en ferry o en una de las dos aerolíneas privadas. A simple vista, no parece un gran problema, pero lo es cuando se pide un análisis de sangre de un paciente y el último ferry del día ya ha zarpado y los vuelos se han cancelado debido a la niebla. O cuando se necesitan antibióticos u otros medicamentos de manera urgente y la única manera de obtenerlos es enviar las recetas electrónicas a las farmacias del continente para recibir los medicamentos por vía aérea. Por supuesto, para cualquier otra cosa más allá de la atención primaria, de la odontología o de las citas con el podólogo que acude cada pocos meses a la isla, es necesario cruzar al continente (y cruzar los dedos para que no cancelen el viaje debido a las condiciones meteorológicas).

Acceso a las PFP adecuadas 

Llegado a este punto, se estará preguntando qué tiene que ver todo esto con las pruebas de función pulmonar, pero póngase en la piel del paciente. Lleva meses sintiendo falta de aire y desde hace unos días cada vez tiene más tos. Cuando acude a su médico de familia, este le hace una prueba de la COVID-19 y obtiene un resultado negativo. A continuación, con la intención de ahorrarle el tiempo y el dinero que supone cruzar al continente, le pide un inhalador. Pero el inhalador no acaba de funcionar por lo que le pide que acuda al neumólogo. Para ello, debe pedir el día libre, volar al continente y llegar hasta la consulta de neumología más cercana (a media hora por carretera aproximadamente) en la que le indican que debe someterse a una prueba de función pulmonar. Pero el laboratorio no tiene cita hasta dentro de dos meses, por lo que debe volver, pedir otro día libre (o dos, según las citas de las distintas PFP), volver a costearse los billetes de avión, volver a pagar el transporte hasta el laboratorio. Con un equipo de PFP en la isla podrían obtenerse todas estas respuestas de inmediato y se evitaría una gran pérdida de tiempo (y de dinero).

La nostalgia de la ciudad 

El ejemplo puede parecer un tanto exagerado y es cierto que la mayoría de estadounidenses no viven en islas; sin embargo, aproximadamente un 20 % de estadounidenses (unos 60 millones de personas) viven en zonas que, por la densidad de población de la región, entre otros factores, la Oficina del Censo de los Estados Unidos define como «áreas rurales».* Es decir que, en muchos casos, lo que separa a la población de los especialistas y otras opciones de atención secundaria no es el agua, sino sencillamente, la distancia. Por ejemplo, en un estudio se reveló que solo el 34,5 % de los estadounidenses que viven en zonas rurales tienen acceso a servicios de neumología en un rango de 16 km desde su casa, en comparación con el 97,5 % de quienes viven en zonas urbanas.*En otro estudio similar se describió la misma dificultad de acceso a las pruebas de diagnóstico por la imagen y se constató que el 77,8 % de pacientes que debían someterse a programas de cribado de cáncer vivían a más de 30 minutos por carretera del centro de cribado más cercano.*

Desafortunadamente, esto no solo afecta a los habitantes de zonas rurales con problemas pulmonares. Según los datos del estudio longitudinal SPIROMICS, esta población tenía un riesgo estadísticamente importante de padecer reagudizaciones de EPOC, por motivos que no se explicaban por la exposición medioambiental o laboral en relación con la agricultura, un sector laboral frecuente en el ámbito rural.*En otros estudios se ha confirmado el riesgo de reagudizaciones y, además, se ha observado una mayor prevalencia de esta enfermedad.*Estos hallazgos resultaron sorprendentes, puesto que suele considerarse la contaminación atmosférica de las áreas urbanas (gases de escape de los automóviles, fábricas, etc.) como un posible factor de riesgo para la EPOC y este factor no suele encontrarse en las zonas rurales. Los investigadores han atribuido de manera general esta disparidad al humo procedente de los combustibles de biomasa (que suelen utilizarse para cocinar y calentarse en los entornos rurales) y otros factores como las diferencias en las tasas de tabaquismo. De este modo podría explicarse la mayor prevalencia, pero no termina de explicarse por qué hay una mayor morbilidad en el sector rural.

Hacer de su clínica un centro de referencia 

Hay muchas maneras de mejorar el acceso a la atención sanitaria, tanto en una isla propiamente dicha, como en otras zonas de difícil acceso. La manera más sencilla de suplir las dificultades de acceso a las pruebas es ¡hacerlas en el mismo centro! Las pruebas de espirometría son un estándar de diagnóstico clave para descartar (o no) distintas enfermedades respiratorias, entre ellas la EPOC. También pueden ser útiles para afinar los diagnósticos, ya que indican los posibles problemas en las vías respiratorias superiores (como la disfunción en las cuerdas vocales) y muestran los patrones restrictivos que indican la presencia de enfermedades como la fibrosis pulmonar. Y, lo que es más importante, los dispositivos más modernos, como el EasyOne® Air pueden integrarse fácilmente al flujo de trabajo de cualquier centro, incluidos los de atención primaria. La tecnología TrueFlow™  integrada en los dispositivos EasyOne garantiza la fiabilidad de los dispositivos sin necesidad de añadir tediosas rutinas de calibración, lo cual permite al personal sanitario centrarse en la atención a sus pacientes. Los resultados inmediatos a partir de criterios basados en la evidencia garantizan que los datos generados por estos dispositivos sean fiables, lo cual facilita la toma de decisiones clínicas.

Además, actualmente los centros rurales también pueden acceder a pruebas de función pulmonar más avanzadas. Algunos dispositivos, como el EasyOne Pro® LAB permiten realizar mediciones de la capacidad de difusión pulmonar del monóxido de carbono (DLCO) y otras pruebas de volumen pulmonar en casi cualquier lugar. De manera similar a otros modelos más pequeños, los dispositivos EasyOne Pro son fáciles de utilizar y extremadamente fiables, puesto que cuentan con la tecnología TrueCheck™ que garantiza un suministro de gas preciso y unas mediciones sencillas. Las pruebas de DLCO y de volumen pulmonar añaden información a los datos obtenidos en las pruebas de espirometría básicas, lo cual permite tratar incluso casos relativamente complejos (como fibrosis quística, neumopatía intersticial o COVID persistente) en el mismo centro, sin necesidad de enviar a los pacientes a laboratorios especializados en PFP a varios kilómetros de distancia. Además, estas pruebas ofrecen contexto adicional para el tratamiento de la EPOC, enfermedades cardíacas e incluso otras enfermedades crónicas que, de otro modo, obligarían a los pacientes a trasladarse con frecuencia a otros centros especializados. Asimismo, toda la línea de productos EasyOne  ha sido diseñada para integrarse con los registros médicos electrónicos y otras herramientas digitales, para facilitar la gestión a distancia de las consultas y otros servicios de telemedicina. En lugar de enviar a los pacientes a la ciudad, traiga el mundo clínico a su centro.

Todas las PFP en un mismo lugar 

Tuve la suerte de trabajar como voluntario en la clínica de Beaver Island durante un año y, no solo eso, sino que, además pude llevarme un espirómetro. Esto me permitió ver en persona las ventajas que supone contar con unas pruebas diagnósticas precisas para pacientes que, de otro modo, no habrían tenido tiempo o recursos para acudir a centros especializados. Gracias a las pruebas de espirometría pudimos optimizar los tratamientos farmacológicos de algunos pacientes, convencimos a otros para que se apuntaran a programas de ejercicios en línea, como alternativa a la rehabilitación pulmonar e incluso conseguimos que algunos pacientes dejasen de fumar. Con las herramientas adecuadas usted también puede hacer lo mismo por sus pacientes. Tanto si se encuentra en una isla remota en medio del lago Míchigan, perdido en las praderas de Nebraska o en el frondoso bosque de Maine, los equipos de PFP en el centro de atención le permiten contar con la tecnología más vanguardista en su propio consultorio.

Michael Hess
Michael Hess
BS, RRT, RPFT
Subscribe to our newsletter
Michael Hess
Michael Hess
BS, RRT, RPFT
Want more in your inbox?
Subscribe today

Products

EasyOne® Air

Espirómetro portátil y para PC

EasyOne Pro<sup>®</sup>

Mediciones portables de DLCO, volúmenes pulmonares y espirometría

Contáctenos
Solicitar información
Referencias