Estándares de espirometría de 2019
4 oct. 2021· 5 min read

Todo lo que necesita saber sobre el asma 

Aunque actualmente el asma sigue siendo una enfermedad que no tiene cura, existen tratamientos muy eficaces que mejoran el control de los síntomas y permiten a los pacientes asmáticos disfrutar de una mejor calidad de vida. 

¿Qué es el asma? 

El asma es una enfermedad crónica, es decir, de larga duración, que afecta a las vías respiratorias. En algunos pacientes, el principal problema es la inflamación de las vías respiratorias, que se irritan y se hinchan. En otros pacientes, las fibras musculares de las vías aéreas se contraen, es lo que se conoce como broncoespasmo o broncoconstricción. Muchos de los pacientes con asma presentan ambos problemas en mayor o menor grado. Tanto la inflamación de las vías respiratorias como la broncoconstricción provocan un estrechamiento de las vías aéreas, por lo que los pacientes presentan dificultad para respirar.

No se sabe exactamente qué es lo que provoca el asma, principalmente porque las causas conocidas pueden variar de una persona a otra. Por lo general, el asma es el resultado de una respuesta excesiva del sistema inmunitario a un alérgeno o una sustancia irritante concreta. Parece que hay algún aspecto genético en la aparición del asma, lo cual permitiría explicar por qué unas personas son más sensibles que otras ante la presencia de determinados alérgenos y por qué las reacciones varían también de un paciente a otro.

La mayoría de personas que padecen asma presentan una serie de síntomas estable (o no presentan ningún síntoma) hasta que se ven expuestos a determinados factores que desencadenan los síntomas. Estos factores desencadenantes pueden ser unos niveles de alérgenos elevados (como, por ejemplo, el polen de las plantas), sustancias contaminantes o irritantes que se encuentran en suspensión en el ambiente, en el hogar o en el lugar de trabajo, o incluso pueden ser agentes físicos, como el aire frío. La exposición a estos desencadenantes provoca un empeoramiento repentino de los síntomas, que se conoce como brote o agravamiento.

¿Quién tiene riesgo de padecer asma? 

El asma puede afectar a personas de cualquier edad, pero suele aparecer durante la infancia, especialmente cuando hay antecedentes familiares de asma. Hay aspectos que pueden afectar al desarrollo del sistema inmunitario del bebé en el útero, como el tabaco, y otros factores ambientales que pueden influir en el desarrollo del asma infantil después del nacimiento. Pero el asma también puede aparecer en adultos por la exposición a sustancias irritantes en el lugar de trabajo, principalmente las producidas por animales. Las emisiones de humo y polvo también pueden tener efectos a largo plazo en los síntomas del asma. Asimismo, se cree que una calidad del aire deficiente, debido a la contaminación industrial o la contaminación por el tráfico, puede provocar asma o empeorar sus síntomas.

¿Qué impacto tiene el asma en la sociedad? 

En los Estados Unidos, más de 25 millones de personas padecen asma. Concretamente, un 7,7 % de las personas adultas y un 8,4 % de los niños padecen sibilancias, tos, dificultad para respirar y otros síntomas similares de manera habitual. Como es de esperar, esto tiene una repercusión importante en el entorno laboral y escolar. El asma es la causa principal del absentismo escolar y se han registrado más de 13 millones de días de clase perdidos debido a brotes de asma u otros problemas relacionados con la enfermedad. En cuanto al mercado laboral, se calcula que el asma es la causa detrás de 14 millones de días de absentismo laboral. En varios estudios se recoge que el 75 % de los pacientes con asma sienten que los síntomas del asma les impiden desarrollar todo su potencial en el trabajo, lo cual convierte al asma no solo en la principal causa de absentismo, sino también de presentismo, es decir, la asistencia al puesto de trabajo con síntomas de la enfermedad. Otro dato aún más espeluznante, cada día fallecen 10 personas en los Estados Unidos por causas relacionadas con el asma.

Todo esto tiene una repercusión enorme en el sector de la economía. Por supuesto, el asma hace planear una siniestra sombra sobre el sistema sanitario. Cada año se registran más de 1,6 millones de visitas a urgencias por causas atribuibles a esta enfermedad. Los medicamentos inhalados, los tratamientos para la alergia y otros costes directos también suponen una carga importante para el sistema sanitario. Entre los costes que implica para la sanidad y las pérdidas derivadas de la disminución de la productividad, el asma supone un gasto de más de 80 mil millones de dólares al sistema económico estadounidense.

Entre los costes que implica para la sanidad y las pérdidas derivadas de la disminución de la productividad, el asma supone un gasto de más de 80 mil millones de dólares al sistema económico estadounidense. 

in https://www.thoracic.org/about/newsroom/press-releases/journal/2018/asthma-costs-the-us-economy-more-than-80-billion-per-year.php

¿Qué tratamientos existen para el asma? 

Por desgracia, a día de hoy, sigue sin haber cura para el asma. No obstante, existen tratamientos muy eficaces que mejoran el control de los síntomas y permiten a los pacientes asmáticos disfrutar de una mejor calidad de vida. La clave para un tratamiento de calidad de los síntomas empieza con un diagnóstico y una evaluación precoces. A menudo, esto puede lograrse con una prueba de espirometría básica. El Programa Nacional de Educación y Prevención del Asma (NAEPP) de los Estados Unidos recomienda realizar una prueba de espirometría pre y posbroncodilatadora a todos los pacientes (de más de 5 años) con sospecha de asma. La prueba de espirometría debería repetirse anualmente o cada dos años para poder supervisar cualquier posible progresión de la enfermedad y adaptar el tratamiento lo mejor posible. También puede ser útil realizar otras pruebas de diagnóstico. Las pruebas de broncoprovocación utilizan fármacos o aire frío para tratar de inducir un broncoespasmo y evaluar la gravedad de los casos de asma. Las pruebas de capacidad de difusión pulmonar, conocidas como DLCO, ayudan a distinguir el asma de otras afecciones con síntomas similares, como la EPOC. Por supuesto, también pueden realizarse pruebas cutáneas de alergia para identificar posibles desencadenantes que deben evitarse.

¿En qué puede ayudar NDD? 

NDD cuenta con una línea completa de dispositivos de pruebas de función pulmonar innovadores y fáciles de utilizar, que pueden integrarse fácilmente al flujo de trabajo de cualquier clínica o centro de atención médica. La familia de productos EasyOne® incluye desde espirómetros pequeños y ligeros a estaciones de trabajo para PFP completas; una amplia gama de dispositivos que pueden ayudar a los médicos y profesionales sanitarios a diagnosticar el asma de manera más rápida y precisa, para ayudar a los pacientes a respirar mejor en el mínimo tiempo posible. 

Michael Hess
Michael Hess
BS, RRT, RPFT
Subscribe to our newsletter
Michael Hess
Michael Hess
BS, RRT, RPFT
Tags
Want more in your inbox?
Subscribe today

Products

Espirómetro portátil y para PC

Mediciones portables de DLCO, volúmenes pulmonares y espirometría

Contáctenos
Solicitar información