Estándares de espirometría de 2019

Solapamiento de asma y EPOC

Cuestión de certeza

La certeza es una característica que gusta en el ámbito de la medicina. La certeza nos permite establecer un diagnóstico, agrupar un conjunto de síntomas bajo una etiqueta clara y desarrollar un plan de tratamiento para estos síntomas. Estar seguros de un diagnóstico nos permite establecer objetivos de investigación y desarrollo y realizar un seguimiento de la evolución de los síntomas. En resumen, un diagnóstico seguro permite a los profesionales ofrecer la «respuesta correcta» a las preguntas de sus pacientes y les permite navegar por una zona de confort.

Pero el cuerpo humano no es tan sencillo. Es una maquinaria analógica integrada en un mundo cada vez más digitalizado. Cuando las cosas se tuercen, no suelen hacerlo de forma binaria, es decir, no funcionan como un botón de «encendido y apagado», sino que los distintos procesos patológicos interaccionan entre sí. Así, pueden aparecer manifestaciones de estas combinaciones, lo cual complica el diagnóstico, que nunca es correcto o incorrecto, sino que se encuentra en algún punto entre ambos. Esto es lo que sucede con el solapamiento del asma y la EPOC.

Los dilemas clínicos

Puede resultar irónico, pero gran parte de la ambigüedad relacionada con el solapamiento del asma y la EPOC (conocido también con la sigla inglesa ACO) se debe a la búsqueda de una respuesta clara. Las definiciones se modifican y revisan permanentemente, por lo que resulta difícil determinar los efectos en los pacientes. En un metanálisis realizado en 2019 en el que se incluían 27 estudios poblacionales, revisados por científicos externos, se observó que aproximadamente el 2 % de la población mundial –un total de 158 millones de personas– podría padecer ACO.* Pero en el metanálisis también se indica que la variedad de criterios de diagnóstico utilizados en los diferentes estudios dificulta la certeza de esta prevalencia. Incluso algunos grupos internacionales estrechamente vinculados, como Global Initiative for Asthma (GINA) o Global Initiative for Chronic Obstructive Lung Disease (GOLD) discrepan respecto a los criterios de diagnóstico. Mientras que GINA opta por un diagnóstico progresivo en el que se evalúe si los pacientes presentan síntomas de alguna de las enfermedades (o de ambas),* GOLD apenas hace referencia al solapamiento.* Al no disponer de una descripción globalmente aceptada, los médicos se ven un poco abandonados a su suerte a la hora de evaluar y tratar a los pacientes que presentan disnea, tos o síntomas de alergia y es posible que muchos pacientes no reciban el tratamiento apropiado durante años.

Incluso en los casos en los que se realiza un diagnóstico adecuado, existen discrepancias respecto al tratamiento del solapamiento del asma y la EPOC. Las descripciones incoherentes del proceso de diagnóstico entorpecen la investigación sobre la afección y dificultan la posibilidad de desarrollar en los laboratorios modelos de los mecanismos para reproducir las características clínicas solapadas.* Por ello, resulta difícil determinar si la población que padece ACO debería recibir un tratamiento basado en las estrategias para el asma, si debería abordarse como EPOC o si es preferible combinar ambos. Respecto a la similitud entre los tratamientos, también suele preocupar que el solapamiento de asma y EPOC (ACO) se considere como una distinción sin ningún tipo de diferencia práctica.

Pero la diferencia puede ser mayor de lo que realmente pensamos. En los estudios de utilización de medicamentos se ha observado un uso significativamente mayor del servicio de urgencias y de los ingresos hospitalarios por parte de los pacientes con características de ACO, en comparación con la población general y también con las personas que padecen solo una de las dos afecciones.* En otros estudios se ha observado que la población con ACO tiende a presentar unos indicadores de calidad de salud más bajos en casi todos los aspectos, desde un mayor uso de medicamentos, a una peor calidad de vida en relación con la atención sanitaria o una mayor carga de los síntomas.* En cualquier caso, está claro que para mejorar la salud de quienes padecen esta enfermedad es necesario identificarla antes y desarrollar estrategias de tratamiento personalizadas.

Soluciones de PFP de NDD

Aquí es donde entran en escena las soluciones de PFP de NDD. Incluso en el caso de las afecciones cuya definición no está clara (como es el caso del solapamiento del asma y el EPOC) los pacientes suelen presentar rasgos reconocibles y tratables que facilitan la selección de tratamientos para mejorar su calidad de vida y reducir el riesgo de reagudizaciones.

Dispositivos para pruebas de función pulmonar fáciles de utilizar

Con EasyOne©, la línea de dispositivos para realizar pruebas de función pulmonar de NDD, tendrá acceso inmediato a pruebas clave como la espirometría (esencial para detectar una obstrucción del flujo aéreo y determinar si esta obstrucción es reversible) o la capacidad de difusión pulmonar (que permite diferenciar entre asma, EPOC y otras afecciones respiratorias y su gravedad) independientemente del tamaño o la disposición de su consultorio.

El paciente es el centro de atención

Las tecnologías punteras de NDD, TrueCheck™ y TrueFlow™, ofrecen una mayor seguridad en los resultados de las pruebas sin necesidad de perder tiempo calibrando los dispositivos y con unos requisitos de mantenimiento anuales mínimos. Con los dispositivos EasyOne ya no tendrá que preocuparse por los dispositivos o por la información y podrá dedicar más tiempo a lo que es realmente importante en su profesión: la atención de sus pacientes.

El futuro del ACO

Con el tiempo, la definición del solapamiento entre el asma y la EPOC (ACO) será cada vez más clara. A medida que se conocen más detalles de la enfermedad, los médicos adquieren más herramientas para ofrecer las «respuestas correctas» a sus pacientes. Las radiografías de tórax, las pruebas de provocación bronquial, el análisis de óxido nítrico exhalado y otras técnicas especializadas siguen aportando luz a los misterios del solapamiento del asma y la EPOC, e incluso puede que ayuden a definirlo de manera permanente como un síndrome distinto. A medida que vemos más claras las modificaciones fisiopatológicas que se incluyen bajo la denominación de ACO empiezan a definirse también mejor las pautas de tratamiento y vuelve a aparecer la certeza a la hora de tomar decisiones clínicas. Mientras tanto, las soluciones de NDD le ayudarán a proporcionar la mejor atención posible a sus pacientes.

Espirómetro portátil y para PC

Espirómetro para PC

Contáctenos
Solicitar información
Referencias